En algún momento, no recuerdo cuando, creí que era buena idea apuntarme a Buzz Paradise. Una plataforma de anuncios que, entre otras cosas, permite colocar banners en tu blog y obtener ingresos. Nunca rellené mi perfil de usuario, ni subí avatar, ni apenas navegué por el sitio. No puedo opinar sobre el producto porque realmente no lo conozco.

Algunas veces me han enviado mails, no demasiados, recordándome que estaba registrado y sugiriéndome que rellenara mi perfil para así poder acceder a campañas relacionadas con la temática de mis blogs.

Hoy me han enviado uno de esos correos electrónicos y he decidido darme de baja. El proceso ha sido sencillo pero al pulsar el botón de aceptar la baja en mi pantalla tenía esto

Alerta de Buzz Paradise

Una mezcla de faltas de ortografía, incorrecciones gramaticales y humor sin demasiada gracia. Me llama la atención que una plataforma orientada a blogueros y en la que el  contenido es algo importante se permitan este tipo de barbaridades, y más en el momento de abandonarla, me quedan pocas ganas de volver…


ACTUALIZACIÓN 22.3.2013


En los comentarios del post alguien de BuzzParadise ha escrito que les ha llegado mi texto y que han procedido a corregirlo. Enhorabuena por la rapidez y por la transparencia.

 

No negaré que el sorteo de grupos de la próxima Eurocopa sea la noticia más importante del día, quizá de la semana y puede que hasta del mes. No negaré que nadie en su sano juicio haría oídos sordos a la llamada de un buen anunciante que te empapele la portada de banners, interstitials y otros formatos del maligno. No negaré que es el momento idóneo para poner a los diseñadores a darle al Photoshop y hacer un despliegue sin igual de elementos decorativos e incluso informativos.

Pero creo que el orden debería primar por encima de todos esos conceptos y trabajar en la jerarquía informativa, el porcentaje de elementos gráficos sobre textuales y el impacto de la publicidad sobre esa jerarquía.

Aunque a veces en este blog no lo parezca, el arriba firmante es diseñador web. Por estos barrios apenas hablo de diseño, suficiente ejecuto a lo largo de mi día como para además sentar cátedra en mi blog sobre la cosa del colorín digital.
Hoy haré una excepción.

Con la proliferación de redes sociales hasta para rezar el rosario, el número de veces que tenemos que rellenar nuestro usuario y contraseña cada día es bastante alto y es de agradecer que:

1. se pueda pasar de una caja de texto a otra utilizando el tabulador

2. una vez rellenados los campos se ejecute el formulario pulsando el enter

Me pone de los nervios el tener que mover las manos del teclado para dirigir el cursor al botón de “entrar”. Si tienes algún diseñador, desarrollador o similar cerca de ti, coméntaselo y evitarás que sus familiares estén en boca de mucha gente 😉