Llevo varios días sorprendido por la proliferación de un formato publicitario realmente abominable. Algunos sitios de noticias están optando por dejar de utilizar el megabanner que va sobre la cabecera y colocando un elemento similar y prácticamente el doble de alto por debajo de esta. Desconozco su nombre. Me cuenta Manuel Lozano en Twitter que se llama billboard

Parece que ya está asumido que para los usuarios esa cosa rectangular que está sobre la cabecera pasa totalmente inadvertida. Alguien ha debido de tener la genial idea de colocarlo por debajo de la navegación, así en el hipotético caso de que el usuario necesite acceder al menú, tenga obligatoriamente que pasar el cursor sobre la publicidad.

Si esto lo acompañas con la activación automática de un vídeo, el despliegue de algún elemento o cualquier otro fuego de artificio que se te ocurra ya pone tu campaña en el centro absoluto de todos los odios.

Poner los anuncios en zonas por las que el usuario va a moverse es realmente buena si quieres caer mal a la gente, conseguir clicks por error y que odien tu marca. Además el aumento del alto de ese tipo de banners supone que para muchas resoluciones de pantalla el web sea prácticamente una gran página publicitaria.

Aquí un par de ejemplos:

 

 

Y otros que han optado por no prostituir, de momento, su interfaz:

El 24 de enero participé por segunda vez en un evento Iniciador. El primero fue también en enero pero de 2012 y moderé una mesa sobre emprendedores y tecnología.

Esta vez estuve en Albacete hablando sobre diseño web para emprendedores, pymes o cualquiera que necesite arrancar un proyecto online. La charla se tituló “El diseño importa ¿de verdad no lo tienes en cuenta?”. He montado este Storify con las cosas que la gente dijo sobre mi charla. Gracias a todos por venir y ser tan majos, me sentí como en casa :)

 

No negaré que el sorteo de grupos de la próxima Eurocopa sea la noticia más importante del día, quizá de la semana y puede que hasta del mes. No negaré que nadie en su sano juicio haría oídos sordos a la llamada de un buen anunciante que te empapele la portada de banners, interstitials y otros formatos del maligno. No negaré que es el momento idóneo para poner a los diseñadores a darle al Photoshop y hacer un despliegue sin igual de elementos decorativos e incluso informativos.

Pero creo que el orden debería primar por encima de todos esos conceptos y trabajar en la jerarquía informativa, el porcentaje de elementos gráficos sobre textuales y el impacto de la publicidad sobre esa jerarquía.

Me dedico al diseño web desde hace casi 15 años. De mis manos, y de las de la gente que ha trabajado conmigo, han salido decenas de webs que, con mayor o menos éxito, han sido creados para comunicar, comprar, informar… Alguno de ellos lo han visitado, sólo en una mañana, más personas que los espectadores que ven las películas subvencionadas en un año.

Mi trabajo se puede copiar de forma relativamente sencilla tanto en el código como en lo visual; con un golpe de ratón en el navegador puedes ver el código que ha llevado días escribir y utilizarlo para hacer otro web. No descubro nada si digo que a mi, al igual que a muchos otros compañeros, alguna vez nos han fusilado un diseño. ¿Algún problema? Pues no.

Detrás de mi trabajo hay una industria que genera beneficios y tiene un modelo de negocio que hace que me puedan seguir pagando por lo que hago a pesar de que en cualquier momento mi creación se pueda copiar. Eso es algo que desde que nació la red siempre ha sido así y que me temo que no va a cambiar. Además a los que trabajamos en ella nos gusta que así sea porque creemos que de esa forma todos aprendemos de todos y mejoramos enormemente nuestros productos y con ello las empresas que nos contratan.

A pesar de todo esto, el Gobierno entiende que los que trabajamos en Internet no somos creadores y los únicos reconocidos como tales son los de industrias como la del cine o la música, y a ellos hay que modificarles las leyes para que estas se adapten a sus obsoletos modelos de negocio.

Al margen de mi opinión sobre la Ley Sinde, que se acaba de aprobar, creo que lo realmente grave es que el Gobierno y la oposición cedan a los intereses de los supuestos creadores. Un grupo que engloba únicamente a algunas de las industrias que no están sabiendo adaptarse al universo digital y que pretenden algo imposible, que el universo digital se adapte a ellos.

Hace unos tres meses recibí un correo electrónico de Phillip Knight, uno de los propietarios de la marca Nike, en el que me informaba que había sido elegido entre millones de bloggers de medio mundo para una experiencia piloto que se lanzará en verano de 2011: diseñar unas zapatillas que transmitieran la esencia de mi blog.
Días después se pusieron en contacto conmigo la gente de producción de Nike para organizarlo todo y cerrar en qué fecha me venía mejor viajar a Oregon que es donde tienen la sede mundial y que era donde se desarrollaría la acción.

Pasé 3 días fantásticos en las oficinas centrales de Nike, en los que me trataron de maravilla, y en los cuales coincidí con varios bloggers venidos de lugares tan diversos como Alemania, Mexico e Nueva Zelanda, todos con el mismo propósito.
Durante los dos primeros días asistimos a varios seminarios y charlas para aprender a elegir combinaciones de colores y materiales atractivos en el diseño del calzado. Además varios diseñadores de Nike nos contaron con todo lujo de detalles los secretos en la creación de algunos de sus modelos más exitosos como las Nike Air Max de los años 90.

El último día lo dedicamos a diseñar nuestras zapatillas con los mismos programas que lo hacen en Nike pero con total libertad para plasmar la idea que pensáramos que mejor definía a nuestro blog.

Antes de que las zapatillas “Nike kremaster” se pongan a la venta en Europa y Estados Unidos a mediados del año que viene, me acaban de enviar un par para ver cómo ha sido el resultado final.

Si te quieres sentir como un verdadero diseñador de Nike, lo mejor que puedes hacer es probar Nike ID la herramienta con la que a través de internet puedes personalizarte el modelo que quieras con los colores que más te gusten y poner tu nombre en las zapatillas.

Gracias al Twitter de un amigo he dado con un resumen de la ponencia de Nuno Vargas en el evento que sobre periodismo digital se está celebrando en Austin, Texas. Vargas expone algunas claves sobre por qué el diseño de papel está dominando los sitios web informativos de los periódicos. Se está tratando de utilizar conceptos y metáforas analogicas sin tener en cuenta que Internet es un medio dinámico.

Desde hace mucho tiempo estoy convencido que el cambio de paradigma no se está entendiendo en el desarrollo de los sitios de noticias y que factores como la crisis de la industria del papel están haciendo un flaco favor a la hora de pensar en diseños web. No se trata de contar lo mismo que se hacía en papel en otro soporte, de usar los códigos visuales del papel en la pantalla, de escribir ahora en un blog en lugar de en un Quark…no, esto es otra cosa. Nuevos paradigmas requieren nuevas habilidades y no queda otra que aprenderlas si se quiere jugar la partida.

En algunas de mis presentaciones y clases acostumbro a contar que un periódico y un web se parecen como un huevo a una castaña pero que por alguna razón se tiende a pensar que son similares. Y fruto de esa errónea similitud nacen multitud de pequeños errores, como pensar que los diseñadores o los redactores web y papel son intercambiables.

La curva de aprendizaje que tiene el diseño para la web es tremendamente grande y por mucho que se haya trabajado en formatos impresos apenas se han desarrollado conceptos que funcionen en web, los códigos son otros, el paradigma es nuevo.

Lo que no negamos los que trabajamos en Internet es la capacidad de aprender. Aprendan a programar, a interactuar, a entender al usuario…y cuando sepan todo eso, entonces y sólo entonces comiencen a diseñar para web.