Erase una vez un sitio web que se dedicaba a mostrar al mundo entero los datos y las imágenes de personas malas que habían hechos tropelías por las cuales mrerecían ser captuadas y juzgadas. Como el web no siempre tenía las fotos fiables de esas personas en algunas ocasiones enseñaba unos dibujos que recreaban como serían ahora los malandrines.
En cierta ocasión difundió uno de esos dibujos de una malo malísimo pero cometió un grave error. Para hacer el dibujo del malvado alguien que trabajaba en el web había utilizado el pelo de una fotografía de un político español muy famoso y claro, al político eso le sentó muy mal.
“Ahora no podré bajar a comprar el pan con tranquilidad, tendré que llevar siempre una gorra para que no me confundan con un malo de verdad”, dijo el señor político bastante enfadado
Entonces el sitio web se apresuró a pedir disculpas al político y comunicó que iba a quitar el dibujo que se parecía tanto a él para que pudiera bajar a comprar sin temor a que lo detuvieran.
Pero el web cometió otro error. Como había faltado a clase el día que explicaron la diferencia entre el enlace y el fichero, únicamente eliminó el enlace de su portada pero dejó en su sitio el fichero

Moraleja: Si borras tu número de la guía de teléfono la gente que se lo sepa te podrá seguir llamando.

Comparte esta entrada