Hace no demasiado me acaban de llamar para decirme que mi abuelo Juan había muerto.
Tenía 93 años y desde hace unos meses había empeorado mucho físicamente. Siempre ha sido una persona tranquila, callada y, como buen militar, a las órdenes de mi abuela. Lo recordaré en su Simca 1200 azul metalizado yendo a cavar la huerta de su pueblo. Como la gente de antes no era amigo de mucho hablar pero en más de una ocasión nos entretuvo con sus historias de la guerra; historias de las de verdad, nada de memoria histórica, su caminata hasta Rusia con la División Azul y sus años en el parque de Artillería de Burgos.
Ayer, día de Navidad, estuvimos viéndole en la residencia donde vivía.Su último gesto con la mano diciéndole adiós a su biznieta Claudia nos animó a todos sobre su estado físico pero no ha sido así.

Hasta pronto abuelo.

Comparte esta entrada

  • http://www.blogger.com/profile/02189221111723830541 Frankie

    Animo amigo.

  • http://alfykris1973.spaces.live.com/ Alfredo

    Mucho ánimo. A los padres y abuelos, casi nunca los escuchamos, pero cuando pensamos en sus historias, se nos ponen los pelos de punta. Ellos si han vivido marcados por mil batallas, nosotros pasamos los días consumiendo tiempo. Yo a uno de mis abuelos no lo conocí, murió en la guerra civil, el otro murió hace 20 años y todavia lo recuerdo muy cerca de mi, es un recuerdo muy positivo.
    Un abrazo, my friend…..

  • http://www.orionmedialab.com/ortega Sergio

    Ánimo amigo. Dicen que es ley de vida pero nunca es el mejor consuelo ante la perdida de una persona querida. Por lo menos has conseguido guardar dentro de ti sus propios recuerdos y podrás transmitirlos a las próximas generaciones. Eso sí es ley de vida.