Ruido, ruido, ruido, la situación comienza a ser insoportable.
El martes puede que tenga una solución. Leer un libro sentado en el salón entre las 8 y las 10 de la noche es un auténtico martirio. Una suerte de infante (de caballería?) campa a sus anchas sobre un triciclo recorriendo el pasillo en el piso de arriba. Solución?, salir de casa, piscina, home cinema a volumen 50, úlcera, golpear el techo, más úlcera…la educación brilla por su ausencia en casa de mis vecinos.

El martes será otro día. Y lo contaré

Comparte esta entrada

  • Anonymous

    La culpa de todo no la tiene Yoko Ono, sino Fernando Alonso. Que apuestas a que no es un triciclo sino un fantastico cochecito a pedales con bien de logos de renault???